Venga… Anímate!!

 

¿Te lo han dicho alguna vez?

¿Se lo has dicho tú a alguien?

Por desgracia, creo que sí.

La crítica y convulsa situación social que nos está tocando vivir puede, y de hecho suele, desencadenar en el individuo problemas de estrés, ansiedad, saturación y agotamiento.

Todo esto, unido al ritmo vertiginoso y competitivo impuesto por la Comunidad nos provoca la sensación de estar buceando en aguas turbulentas, que son, simultáneamente, nuestro medio de subsistencia y el de nuestra propia destrucción; haciendo que, en algunos casos, agotemos nuestras innatas capacidades de adaptación y tratemos de huir de ese entorno hostil, refugiándonos en un mundo particular que, sin darnos cuenta, nos va minando poco a poco, con lo que, como suele decirse, no se sabe qué es peor, si el remedio o la enfermedad.

Puestas así las cosas, nos vemos afectados por un trastorno emocional caracterizado por un bajo estado de ánimo, una marcada sensación de impotencia, una desidia o una apatía que se retroalimenta y una autopercepción excesivamente negativa.

Nos metemos así en la tan temible Depresión, que tiene como consecuencia directa, entre otras cosas, la infravaloración y la mala interpretación de nosotros mismos y de lo que nos rodea; así como la imposibilidad para desarrollar un comportamiento adecuado. Esto nos lleva a una mala adaptación al medio, lo que degenera, como si de un círculo vicioso se tratara, en una nueva disminución de la actividad y en una pérdida de control sobre nosotros y sobre el entorno.

Y entonces es cuando empezamos a escuchar o a decir: “Venga, anímate; ya verás que todo se soluciona”.

Pero lo cierto es que, ni se ve que los problemas tengan solución, ni se nota ninguna mejoría con el paso de los días.

Esto exige darle la importancia que se merece.

Si cuando empiezan a manifestarse los primeros síntomas del comportamiento depresivo, en lugar de decir, como señalábamos antes, “venga, anímate”, tratamos de averiguar qué está pasando e intentamos coger el problema de frente, se podrá prevenir o corregir, si es el caso, un trastorno que normalmente tiende a degenerar con bastante rapidez y, en ocasiones más extremas, deteriora sensiblemente las facultades de relación, de comprensión, de comunicación y de acción del ser humano, constitutivas, en última instancia, de la propia capacidad de supervivencia.

6 pensamientos en “Venga… Anímate!!

  1. Cheap mulberrys

    Excellent post. I was checking continuously this blog and I am impressed! Extremely helpful info specifically the last part 🙂 I care for such info a lot. I was seeking this particular information for a long time. Thank you and good luck.

    Responder
  2. BRIXTON snapback hats

    Great  I should definitely pronounce, impressed with your website. I had no trouble navigating through all the tabs as well as related info ended up being truly simple to do to access. I recently found what I hoped for before you know it at all. Quite unusual. Nice task..

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *