“Boda y Mortaja… del cielo bajan” (1)

 

 

En esta ocasión, voy a transcribir literalmente lo que me consultaba una mujer, a través de mi correo electrónico, y la respuesta que le di, porque me parece que es algo que nos cuestionamos con relativa frecuencia… Ya sea en relación con el tema que se trata aquí, o con cualquier otro en el que nos empeñamos demasiado.

Así que, si tú también te lo preguntas, con respecto a eso concreto que te ocurre a ti, espero que puedas aplicarte estas notas y que te ayuden…

Esta mujer, a la que llamaremos María, me escribía lo siguiente…

“Después de haber intentado una relación estable en varias ocasiones, y sin haber conseguido nada que durara más de un año, ahora he conocido a un hombre con el que estoy muy bien. Ya llevamos viéndonos ocho meses y todo funciona de maravilla…

… Pero cuando me despido de él y me voy a mi casa, me amarga la existencia pensar que cada vez está más cerca el fin y que sólo será uno más en mi larga lista de fracasos…

… Y no quiero que eso ocurra…

… Mis amigos me dicen que soy yo la que lo estropeo todo; que no tengo paciencia; que no sé disculpar los defectos de cada uno…

… Pero yo, a veces, pienso que me han echado mal de ojo y por eso no me duran los novios; o que estoy “condenada” a vivir sola… o, lo que es peor, que soy un bicho raro y que nadie puede estar bien conmigo…

… ¿Qué puedo hacer para que cambie mi “destino”?”

¿Alguno o alguna os sentís identificados con María?

Pues os diré lo mismo que la dije a ella.

Lo mejor que se puede hacer es, precisamente, “no hacer nada”.

Con el pensamiento de que todo va a acabar, de que todo está condenado al fracaso, de que nada puede salir bien, uno mismo se prepara para ello.

Es como si le estuvieras dando a tu mente la orden de que actúe en ese sentido: “Esto va a acabar, ya lo sabes”… “No merece la pena que te esfuerces, porque no va a servir de nada”… “Este es mi destino, así que es mejor aceptarlo tal cual”…

Tú le dices esas cosas a tu mente… Y tu mente, que es una “chica obediente”, te hace caso… Y TE OBEDECE… y hace lo que le dices que haga… y lo hace exactamente como se lo dices…

Porque esto funciona de la siguiente manera…

Si una idea de fracaso o de ruptura, como en el caso de María, se afianza y se consolida en nosotros, se va convirtiendo en una idea obsesiva… Y esa obsesión desencadena el fenómeno de lo que llamamos Profecías Autocumplidas.

Es decir, tenemos tanto miedo de que ocurra algo, que el propio miedo nos bloquea y nos convierte en personas “torpes”…

Y cuanto más “torpes”, más errores cometemos… Y son esos errores los que nos llevan invariablemente al fracaso o a la ruptura.

Mi sugerencia es… y así se lo dije a María… que se viva cada día como si fuera único, sin pensar demasiado en el siguiente… más que en lo que se refiere a logística o avituallamiento (claro está).

Tenemos que aprovechar cada instante de felicidad, sin preocuparnos de que se acabe; porque, además, para que pueda venir otro momento feliz, sí o sí, tiene que haberse terminado el anterior.

Pero es que, además, a María le dije otras cosas que creo que os pueden resultar muy útiles a todos… No obstante, transcribirlo todo en esta entrada supondría extenderme mucho… demasiado…

Y me he propuesto no ocupar más que el espacio que suelo ocupar… para no cansaros.

Así que, si creéis que os puede ayudar… o si simplemente tenéis curiosidad por leer esas “cosas”… os emplazo para la entrada siguiente…

Hasta entonces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *