El Principio de la Incompatibilidad en la Pareja

Hoy quiero hablaros de algo que se suele plantear con bastante frecuencia en nuestros Gabinetes de Psicoterapia: La Incompatibilidad en la Pareja.

Porque, entre todas las relaciones humanas posibles, quizá la que más conflictos presenta es la que se desarrolla cuando dos personas deciden emparejarse.

En este primer momento, ambas creen que son compatibles; es decir, piensan que sus ideas, sus gustos, sus costumbres, van en la misma dirección. Vale, hasta aquí, vamos bien.

La cosa se complica cuando un miembro de la pareja (o los dos) se siente tan fascinado por el otro, o tan enamorado que, con tal de no perderle, se adapta a la manera de ser del otro. Cree pensar de la misma manera, cree tener los mismos gustos, cree que le apetecen las mismas cosas, etc. Y esto ocurre porque realmente deseamos que la relación vaya bien. Aunque también puede ocurrir, claro, por un agobiante temor a perder a ese otro si uno se muestra tal cual es. Es decir, que nos dé miedo descubrir nuestra verdadera personalidad por el riesgo de quedarnos solos, por el pánico a fracasar una vez más o, peor aún, por el fatídico qué dirán los demás si soy el único en el grupo, en la familia, etc., que no tiene pareja (pero esto es otra historia).

Sin embargo, si ya resulta un tanto complicado interpretar un papel en esta vida, me atrevería a afirmar que puede suponer un esfuerzo titánico tener que representar dos o más, especialmente si tenemos en cuenta que nos vemos obligados a actuar justo en ese lugar donde lo normal y lo sano es evadirse de todas las tensiones, estar tranquilo y relajado y ser uno mismo; es decir, en ese reducto personal tan vital llamado Intimidad.

Y a partir de ahí, la situación empieza a degenerar. Se dejan de percibir esas luminosas señales que nos hablaban de un Nosotros, mientras que se va vislumbrando una escisión en la que, poco a poco, el yo es más YO y el tú es más . Y esa inicial necesidad de sentir y de compartir, se transforma en un vago “hoy no me apetece”.

El siguiente paso es un simple Principio Matemático: “Planteamiento: Yo digo Arre. Respuesta: Él (ella) dice So. Conclusión: Somos Incompatibles“.

La consecuencia es, evidentemente, la explosión y de creer que se podía vivir bien así, se pasa a odiar visceralmente todo lo que constituye ese escenario, todo lo que nos hace ser conscientes de haber perdido la propia identidad. Y aun sin percibir claramente cómo o en qué momento ocurrió, de pronto nos vemos detestando a nuestra pareja… Los defectos que antes resultaban graciosos u originales, ahora son insoportables… Se impone la idea de: Es que yo no soy así… es que no nos parecemos en nada… es que somos totalmente incompatibles.

Y se decide cortar por lo sano; es decir, del consabido “Muerto el perro se acabó la rabia”, pasamos directamente a “Descubierta la rabia, tenemos que matar al perro”.

3 pensamientos en “El Principio de la Incompatibilidad en la Pareja

  1. mbt wingu

    Estaba recomendada Página web por mi primo. Soy no estoy seguro si este post está escrito por él como nadie nadie más sabe detallada, acerca de mi problema . ¡Gracias!

    Responder
  2. Dwight Probasco

    Hello there, just became aware of your blog through Google, and found that it is truly informative. I’ll appreciate if you continue this in future. A lot of people will be benefited from your writing. Cheers!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *