¿Por qué “curan” los Curanderos? (Primera Parte)

 

 

Probablemente todos, en alguna ocasión, hayamos oído a alguien decir que Fulanito sufría tal dolencia y que había visitado a muchos médicos, pero ninguno le solucionaba nada… Y un día, harto ya de consultas, de pruebas, de análisis y te intervenciones varias, se había puesto en manos de un Curandero y, al poco tiempo, ya no presentaba esa dolencia.

Hay quien dice, incluso, que en una visita posterior al médico, éste no se explicaba cómo se había producido tal mejoría… ¿Cómo puede ser????

Tenemos dentro de nuestro cráneo una masa celular que constituye la estructura más compleja que existe y, a pesar de los numerosísimos estudios de que ha sido objeto, a estas alturas de nuestra evolución sólo ha sido posible conocer de forma parcial tanto su desarrollo como su organización.

Pero sobre todo, lo que resulta más difícil de entender… y mira que se ha intentado… es su inusitado y variado funcionamiento.

Hablamos del Cerebro como el órgano central de las percepciones sensoriales, del pensamiento y de todos los contenidos de la conciencia. Y no voy a extenderme en este asunto porque, además de vasto y complejísimo, se merecería sin duda otro tipo de publicación…

… Y otro tipo de escritor, claro, porque mis conocimientos al respecto son… bastante limitados.

Sin embargo, quiero llamar tu atención sobre una de sus funciones principales: la Percepción Sensorial… Y metiéndonos en más profundidades, sobre la Sugestión, o el dominio sobre la voluntad de una persona para llevarla a actuar de una determinada manera… o, ya puestos, la Autosugestión, o dominio de la propia voluntad.

En una entrada anterior, hablábamos de cómo una persona se puede provocar enfermedades o dolencias (las enfermedades psicosomáticas), en respuesta a un determinado trastorno emocional.

Pero también, y esto es lo más sorprendente, se puede Curar de una enfermedad gracias a su FE en el Proceso Curativo.

Nuestro cerebro, tan desconocido como desaprovechado, puede llegar a desarrollar tales capacidades que asusta sólo pensar en ello.

Dicen los que saben de esto que una persona sólo consigue desarrollar alrededor de un diez por ciento de su capacidad cerebral.

Se me ponen los pelos de punta al pensar hasta dónde podríamos llegar si lográramos utilizar su Cien por Cien.

Y ya que de Poderes hablamos, vamos a centrarnos un poco en el tema que planteo hoy…

¿Por qué curan estas personas que no emplean ni medicinas, ni hierbas, ni técnicas terapéuticas o quirúrgicas?… ¿Es posible que, sometiéndose a una sesión de rezos y plegarias, se consiga más que con la operación más compleja en el quirófano mejor dotado del mundo?

Increíble ¿verdad?… Pues ocurre.

Si les preguntamos por sus Dones a estos curanderos o sanadores, la mayoría nos dicen que ese poder les viene de Arriba, que es cuestión de Fe.

Y ahí es precisamente donde está el quid de la cuestión: en esa FE que, según las Sagradas Escrituras, “mueve montañas”.

Porque estos Sanadores o Curanderos lo que tienen, en realidad, es una habilidad asombrosa para sugestionar a sus pacientes… Y una vez conseguido el estado emocional o psicológico necesario, lo demás es obra del cerebro del propio enfermo…

Por supuesto, hay que saber crear ese estado… Que no es nada fácil, por cierto; y requiere de mucha habilidad y destreza…

Y ahí está su mérito… Ese es su auténtico Poder

Pero todavía os tengo que contar más cosas… el próximo día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *