Explicar lo Inexplicable…

 

 

La maldad, el deseo de hacer daño, las ganas de fastidiar a alguien, la envidia, el rencor… y los actos que puede cometer una persona como consecuencia de ello, a veces se intentan explicar o “justificar”, desde el ámbito psicológico o psiquiátrico, como síntomas de una psicopatía o manifestaciones de un trastorno psicótico; quedando así, estos actos, “minimizados” en su barbarie y convertidos en “causas eximentes” de un crimen.

Sin embargo, muchas veces, más de las que estamos dispuestos a reconocer, todo esto no es más que un intento de explicar lo inexplicable.

Porque no tiene cabida en nuestra mente la idea de que unos padres puedan asesinar fría y despiadadamente a sus hijos, por el simple hecho de hacer daño a otra persona… o por otras cuestiones tan pueriles como el dinero.

Estoy pensando ahora en el caso de José Bretón, asesinando (no sé si cabe ya aquí el presuntamente) a sus hijos, Ruth y José; con el fin, supuestamente, de vengarse de su exmujer, por haberle abandonado.

O como el reciente caso de Charo y Alfonso, al asesinar (aquí todavía sí entra el presuntamente) a su hija Asunta… ¿por qué?… ¿por dinero?… ¿por la herencia del abuelo?… ¿porque la niña sospechaba que la muerte de ese abuelo no era “natural”?…

Si lo pensamos un poco, el motivo es lo de menos.

Lo de más es que estos niños, como tantos otros, por desgracia, han muerto a manos de quienes tenían que protegerles, amarles y cuidarles…

Ni las alimañas, ni las bestias salvajes hacen eso con sus crías.

Entonces, quizá sea hora de preguntarnos lo siguiente:

Si los seres humanos podemos llegar a actuar peor que lo harían las bestias salvajes ¿en qué nos convertimos?

Definitivamente… no se puede explicar lo inexplicable.

 

4 pensamientos en “Explicar lo Inexplicable…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *