¿Frigidez… o Hastío? (2ª Parte)

 

 

El otro día dejé unos puntos suspensivos; así que, vamos allá…

Además de lo que ya escribí la vez anterior, el problema de la Frigidez, o como queramos llamarlo, también puede tener su origen en algunos conflictos surgidos dentro la relación de pareja, los cuales se van gestando cuando una mujer no encuentra la afectividad que busca en su compañero (o compañera), debido a la falta de atención, al cansancio, a la desgana, a la monotonía; o debido, y esto sería realmente grave, a humillaciones y malos tratos.

Otra causa la encontramos cuando una mujer se ve “obligada” a tener frecuentes relaciones sexuales. Y pongo la palabra “obligada” entre comillas porque no me quiero referir ahora a la Violación. De esto hablaré más adelante, en estas mismas páginas, porque es algo que no quiero dejar de lado.

Pero ahora a lo que hago mención es a esa, muchas veces incómoda, frecuencia con que un hombre requiere de su compañera para el contacto sexual, lo que normalmente ocasiona hastío en ella.

Sobre todo, porque llega un momento en que esa mujer empieza a percibir dicho contacto como un simple desahogo para su pareja; o sea, el sexo por el sexo; sin que se tenga en cuenta para nada la ternura o el afecto que ella necesita.

Esto mismo lo podemos encontrar en aquellas mujeres que, a falta de otros recursos o por los motivos que sean, hacen del sexo su modo de vida; o dependen de él para su propia subsistencia o la de su familia.

El exceso de sexo, al igual que cualquier otra cosa que realicemos con demasiada frecuencia, provoca rutina, aburrimiento y saciedad, lo que conllevaría la no aparición de las respuestas fisiológicas y psicológicas necesarias para sumergirse adecuadamente en la relación sexual.

Y llegado a este punto, la pregunta es la siguiente… ¿Eres tú una de esas mujeres afectadas por este problema?… ¿Eres consciente de ello, pero piensas que tu caso no tiene nada que ver con lo que he descrito hasta ahora?

Puede ser… Porque la Frigidez, la Inhibición del Deseo Sexual, la Anorgasmia, en resumen, la Falta de Respuesta Sexual en una mujer también tiene otras causas.

Ya que, por ejemplo, entre los factores que pueden estar en el origen de estos trastornos también nos encontramos con los sentimientos de culpabilidad, la ansiedad, la frustración, la desconfianza, la hostilidad, la baja autoestima sumada a una imagen negativa del propio cuerpo, el descubrimiento de la infidelidad de la pareja, el miedo al dolor, a las infecciones, etc.

De la misma manera, pueden influir cuestiones como un parto reciente, el miedo a un embarazo no deseado, la depresión, el estrés, la ingestión de determinados fármacos o drogas…

Cuando buceamos en estos temas y en cualquier otro donde se entrelazan de forma absolutamente indivisible los factores físicos y psicológicos del ser humano, sabemos cómo y cuándo entramos en ellos; pero a medida que vamos avanzando, parece que nos hemos metido en un laberinto donde es fácil perderse entre todos sus recovecos…

Se trata de seguir y seguir hasta llegar a ese punto en que parece que van apareciendo las respuestas…

Así que seguiré…

 

 

5 pensamientos en “¿Frigidez… o Hastío? (2ª Parte)

  1. Hai Larochelle

    This is really interesting, You’re a very skilled blogger. I have joined your feed and look forward to seeking more of your fantastic post. Also, I have shared your web site in my social networks!

    Responder
  2. maltepe escort

    “What’s Taking place i’m new to this, I stumbled upon this I’ve found It positively useful and it has helped me out loads. I am hoping to give a contribution & assist other customers like its aided me. Good job.”

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *